sábado, 29 de octubre de 2016

El estrés de las madres azules (y de otros colores)

Hace tiempo leí en esta nota que las madres de chicos con TEA vivimos en un estado de estrés continuo, similar al que vive un soldado en medio de un enfrentamiento bélico. Después encontré otra nota que afirma que las madres de niños con TEA tienen niveles más altos de estrés que madres de niños con otras discapacidades. Si a eso le agregamos un estudio que dice que convivir con un hombre es tan agotador que equivale a 7 horas de trabajo para la mujer, eso nos deja prácticamente al borde                          de un colapso nervioso. 

Y eso sin contar con lo divertido que es ir a la obra social a hacer trámites, en vez de facilitarte algo que ya de por si es complicado, lo único que saben hacer es ponerte cada vez más obstáculos, porque lamentablemente para ellos la salud es un negocio, y cada afiliado debe reportarles ganancias y no pérdidas. Y un discapacitado para ellos es una pérdida constante de plata.

Respiremos profundamente. ¿Un poco mejor? Entonces continuemos. Nuestro cerebro tiene dos respuestas básicas para las situaciones de estrés: Huir o atacar. Muchas veces quise huir de la obra social, es preferible hacer eso a dejarme llevar por mi lado salvaje y golpear a la empleada más molesta con el objeto contundente que tenga más a mano (como el teclado de su PC, por ejemplo). Pero como ninguna de esas opciones nos solucionan el problema, busquemos otras alternativas.

Para que la obra social no nos pase por encima, es indispensable tener una adecuada asesoría legal. Muchas veces la obra social se niega a cubrir tratamientos que deberían cubrir porque se aprovechan de la ignorancia en materia legal de los afiliados. En esta página hay información legal sobre los derechos que nos corresponden para saben que podemos reclamar ante la obra social y otros organismos. Si la obra social no cumple con lo que corresponde, se puede hacer el reclamo correspondiente en la Superintendencia de Salud. La otra opción es recurrir a un recurso de amparo, como último recurso.

Que podemos hacer con el esposo: pedir ayuda y delegar algunas tareas antes de colapsar. Que se quede un día a cargo de la criatura para poder salir a tomar algo con una amiga, o ir a la peluquería. No es una cuestión de egoísmo o frivolidad. Estar a cargo de una persona con necesidades especiales es muy desgastante, tanto física como emocionalmente. Por eso es necesario también cuidar de nuestra salud y tomar un descanso, y cuando estamos al cuidado de otra persona las 24 horas, los 7 días a la semana, olvidamos cuidarnos nosotras mismas. 

Para poder manejarse mejor con los chicos, si la discapacidad lo requiere, se puede solicitar un acompañante terapéutico con una orden del pediatra o neurólogo de cabecera en la obra social. Depende de cada caso si autorizan la cobertura o no. Otra opción es adoptar un perro de asistencia.

Con los chicos sólo nos queda tener paciencia. Sé que suena trillado. Pero yo no lo digo mirando desde afuera, desde la persona que da ese consejo sin saber todo lo que implica. Lo digo conociendo profundamente el cansancio, el agotamiento, las horas sin dormir. Yo digo que hay que tener paciencia siendo completamente consciente de la pesada mochila que llevamos las madres azules (y de otros colores también). La recompensa llega con cada pequeño avance que dan, y con cada abrazo que recibimos. Las madres azules sabemos lo sincera que es esa muestra de afecto. Y eso lo compensa todo.

2 comentarios:

  1. La crianza no es fácil, los niños demandan toda nuestra atención. Si además tiene alguna patología la cosa aún se complica más. Me parecen muy acertados tus consejos. La principal cuidadora del niño, la madre, necesita algún descanso a la semana para poder seguir ejerciendo su labor. Descansar es primordial para poder relativizar y tener paciencia. Yo he tenido alumnos TEA y con mucho amor y paciencia he visto avances muy significativos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa, por suerte yo también estoy teniendo avances significativos con Lau. Otro abrazo.

      Eliminar